Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us

¿Quiénes forman su elenco de apoyo esta semana?

Además de los principales personajes de la Biblia, ¿quiénes son los personajes que sirven de ilustración en sus sermones? Fuera de las páginas de las Escrituras hay toda una larga línea de personajes interesantes y memorables que le pueden ayudar.

Por WILLIAM E. RICHARDSON

Cuando de predicar se trata, los datos, las estadísticas y las citas vienen bien. Sin embargo, ellas no bastan para mantener despierta la atención de la mayoría de los oyentes.

Salomón habló de “la palabra dicha como conviene” (Proverbios 25:11). Jesús mostró con su ejemplo lo que es una ilustración dicha como conviene. El Hijo de Dios comunicó realidades eternas a base de relatar historias. Esas historias que Él relataba servían como puentes para que las verdades los cruzaran y pudieran alcanzar la mente y el corazón de sus oyentes. Si nosotros comprendemos importantes principios sobre el reino de Dios, es porque Jesús describió a la viuda persistente, el siervo que no quiso perdonar, el hijo pródigo y su amoroso padre, y el samaritano caritativo. Jesús llenó sus enseñanzas de relatos acerca de personas con las cuales se podían identificar los demás de sus tiempos… y con las cuales se han conectado millones de personas desde entonces.

¿Quiénes son los personajes que sirven de ilustración en sus sermones… quiero decir, además de los principales protagonistas de la Biblia? Hay una larga fila de personas interesantes y memorables fuera de las páginas de las Escrituras que le pueden ayudar. Hay una gran cantidad de material anecdótico acerca de algunas de las personas más interesantes que hayan vivido jamás, y de algunas que nunca han existido. Las historias de sus vidas le añaden músculo al esqueleto que es el resto de su material de apoyo. Unas cuantas historias escogidas por semana pueden llevarle muy lejos.

Oye, Pepe, ¿a quiénes conoces?

¿Cómo escoge usted el elenco de apoyo de su sermón? La variedad es importante. De lo contrario, nos mantendremos repitiendo las mismas historias acerca de unos pocos personajes favoritos. Piense en mezclar historias acerca de personajes tomados de estas categorías.

La historia general: ¡Una mina de oro! En la historia hay mucho que vale la pena repetir. Millones de personas que vivieron en el pasado hicieron cosas que vale la pena volver a contar para ayudar a hacer llegar a la mente de los demás las verdades de la Palabra de Dios. Entre los ejemplos históricos de personas que pueden fortalecer los puntos de su predicación tenemos desde Alejandro Magno hasta Alexander Graham Bell; desde Martín Lutero hasta Martin Luther King Jr.; desde Abraham Lincoln hasta Adolfo Hitler, y desde la enfermera Florence Nightingale hasta Christian Barnard. Explore las posibilidades.

La historia cristiana: Los relatos tomados de las vidas de los líderes cristianos han aumentado la eficacia de los sermones durante siglos. Sigue habiendo poder en el testimonio de la obra realizada por Dios a través de uno de sus siervos. Los misioneros, los pastores y los líderes del ministerio desde los siglos pasados hasta el presente, siempre nos proporcionarán historias sobre la obra de Dios que podremos utilizar.

Las formas en las cuales Dios ha revelado su presencia y su poder en la década pasada, o en el año pasado, se unen a la corriente de la historia cristiana. La presencia de Dios aparece en lugares interesantes, incluso entre personas sin nombre. Durante la reciente reaparición en Broadway de la obra The Trip to Bountiful [Regreso a Bountiful] los presentes cantaron espontáneamente acompañando al himno Blessed Assurance [Dulce consuelo]. Fue un maravilloso momento en el que vimos a Dios activo en nuestra cultura, y que hizo que los reporteros de los medios noticiosos entrevistaran a los asistentes para saber por qué lo habían hecho.

Las noticias internacionales, nacionales y locales: Los titulares están repletos de materiales a los que se puede recurrir. Las historias de determinadas personas que han sido del dominio público para todo el mundo o toda la nación son novedosas y llenas de relevancia. No todo el mundo valora la historia. Sin embargo, muchos de sus oyentes se identificarán con una persona que vive en el presente y que está haciendo algo ahora mismo.

Las historias de las noticias actuales no tienen que depender de las celebridades. Junto a Bill Gates y Justin Bieber hay todo un caudal de buenas historias acerca de personas que han experimentado sus quince minutos de fama. No todas son nacionales o internacionales. Algunas de las historias de mayor eficacia las encontramos a nivel estatal, o incluso local.

Los deportes: Hay una ilustración tomada de los deportes para cada temporada del año. Las historias más impresionantes siguen estando de moda. Una historia tomada del béisbol hace más bien que una carrera anotada en el verano. Cuando mejor funcionan las historias tomadas del fútbol, el hockey, el baloncesto, el tenis, las carreras y el golf es durante sus temporadas. Al igual que las noticias a nivel internacional, nacional y local, las posibilidades para la aplicación de historias tomadas del mundo de los deportes son sumamente amplias.

Su experiencia personal: Entre a formar parte del elenco de apoyo. Aunque su llamado profesional hace de usted una persona única, en la mayor parte de los sentidos, usted comparte experiencias con el resto de la raza humana. Las anécdotas cuidadosamente escogidas de su niñez, de su matrimonio, de la crianza de sus hijos y de otras situaciones de su vida pueden ser muy instructivas. A sus oyentes les ayuda oírle decir: “Así fue como yo logré superar esa situación”.

Por supuesto, si cuenta de vez en cuando algo tomado de su propia vida, esto también mantiene el interés de sus oyentes, a causa de la relación que existe entre usted y ellos. Sus experiencias arrojan luz sobre la clase de persona que es usted como líder.

Moisés, Rut, Ester, Pedro, Pablo y María

Una pregunta clave que se debe hacer mientras prepara una presentación es esta: “¿A quiénes estaré hablando?”

Si su auditorio es masculino al cien por ciento, las ilustraciones que sean mayormente acerca de hombres van a ser las adecuadas. No obstante, las mujeres comprenden actualmente, según se calcula, un sesenta y un por ciento de la mayoría de las congregaciones en las iglesias. Teniendo esto presente, los oradores deben recordar que un sermón salpicado de ilustraciones acerca de hombres y de fútbol no va a ser forzosamente atractivo para la mayoría femenina.

Cuando usted presente ilustraciones de origen bíblico, con gran frecuencia, Adán va a necesitar a Eva; Jacob va a necesitar a Raquel y a Lea, y Salomón va a necesitar a sus setecientas esposas. (Tal vez prefiera no hablar acerca de todas las esposas de Salomón, pero sí necesita tratar de lograr una representación equilibrada de historias en las que se incluya a mujeres).

¿Incluye usted una variedad de ilustraciones para hacer una conexión con todas las personas que le están escuchando? ¿Varía usted sus historias para incluir edades, grupos étnicos y ocupaciones diferentes? Todo el mundo quiere oír hablar acerca de alguien con el que se pueda identificar personalmente. Cuando escoja el elenco de personajes de apoyo para su sermón, trate de mantener una imagen mental de la diversidad de intereses que existe entre sus oyentes. Le sugiero estas fuentes adicionales de ilustraciones que atraen a diversos grupos de oyentes.

Las artes: Desde los medios del espectáculo hasta las listas musicales, usted puede encontrar grandes depósitos mineros que vale la pena excavar en busca de ilustraciones. No todo lo que hay en el mundo de la música, la televisión o las obras de teatro merece un tiempo en su sermón. No obstante, hay muchas cosas que ofrecen ilustraciones capaces de apuntalar el aprecio de sus oyentes por las mayores verdades de la Biblia.

La palabra escrita: A lo largo de los tiempos, las novelas nos han proporcionado un gran grupo de personajes fuertes. Muchas novelas han servido de ejemplos en cuanto a obedecer o desobedecer las indicaciones de la Biblia. La venganza ciega impulsa al Capitán Ahab a lanzarse a la caza de la ballena Moby Dick. Charles Dickens describe la falsa humildad por medio de su personaje Uriah Heep, en David Copperfield, el bastión de los sueños hechos añicos por medio de la Señorita Havisham en Grandes esperanzas, y la posibilidad de la conversión por medio de Ebenezer Scrooge en Un cuento de Navidad.

Página tras página, los dramas de William Shakespeare resuenan fuertemente con alusiones a la Biblia. Shylock no sabe comprender la misericordia cristiana en El mercader de Venecia. El poder de la culpa persigue a Lady Macbeth in Macbeth. Los personajes que crea el escritor de una obra, y las líneas que les da a hablar, apoyan grandes porciones de las enseñanzas bíblicas.

Precisamente cuando parecería que un personaje literario antes valioso podría parecer demasiado anticuado para una ilustración de los tiempos modernos, o bien Hollywood, o la televisión pública lo vuelven a presentar en versiones nuevas de obras de Dickens, de Shakespeare, de Jane Austen y de otros. Para un punto de vista cristiano sobre la literatura clásica, le sugiero la obra en inglés titulada Invitation to the Classics [Invitación a los clásicos], editada por Louise Cowan y Os Guiness.

La gran pantalla: De vez en cuando, Hollywood hace algo bien hecho. La industria cinematográfica ha dominado el arte de ponernos delante un espejo donde podemos contemplar nuestra naturaleza caída y pecaminosa. De vez en cuando, comprende el papel de la redención. Hasta existen algunos momentos en los cuales alguien pasa por una transformación semejante a la salvación espiritual. Piense en la posibilidad de añadir un conocido personaje de cine de vez en cuando, sobre todo si procede de una película cuyo mensaje no se halla en conflicto con los principios de discernimiento que usted enseña.

Hay algunos personajes que nos ofrecen numerosos ejemplos, como la representación de George Bailey por James Stewart en It’s A Wonderful Life [¡Qué bello es vivir!]. En ella, es un modelo de sacrificio y de acciones altruistas realizadas por un hombre que no es cristiano. Cuando circunstancias desesperadas hacen que le pida ayuda a Dios, vemos el valor de la oración sincera.

En cuanto a una clara experiencia de conversión, un favorito de una película más reciente es Eustace Scrubb en El príncipe Caspian y la travesía del Viajero del Alba. Por supuesto, ayuda el hecho de que el material original que le sirve de fuente es un libro escrito por C. S. Lewis.

Un puñado de personajes de cine de los años pasados son candidatos dignos de desempeñar un papel en su sermón. Un lugar por donde podría comenzar a buscar lo que necesita para un tema determinado es una lista recopilada hace algunos años por el America Film Institute (AFI). En ella se incluyen los cincuenta personajes de cine que el AFI consideró como los personajes más heroicos, y los cincuenta que consideró como los más malvados. En la lista se encuentran dos personas que vivieron realmente, y que fueron hombres de fe: el Padre Edward Flanagan, fundador de la Ciudad de los Niños (de la película Boys Town [La ciudad de los niños] y Alvin York, héroe de la Primera Guerra Mundial, cuya experiencia de conversión que precedió a su reclutamiento aparece en la película Sergeant York [El sargento York] Puede encontrar la lista en este portal de la internet: afi.com/100years/handv.aspx.

Otras fuentes: Busque historias acerca de personajes que les sean familiares a varias generaciones. Esos personajes siguen viviendo en lugares como los cuentos de hadas, los relatos folclóricos, los libros infantiles, las caricaturas y los programas antiguos de la televisión. Encontrará una amplia gama de personajes ficticios procedentes de estas fuentes y de otras ya mencionadas en el libro The 101 Most Influential People Who Never Lived [Las 101 personas más influyentes entre las que nunca vivieron], por Allan Lazar, Dan Karlan y Jeremy Salter.

Salga a buscar

Jesús, el Maestro de Predicadores, citaba las Escrituras y hacía aseveraciones profundas, capaces de cambiar vidas, pero mantenía a sus oyentes enfocados en lo que decía a base de relatar historias. Nuestro reto en el siglo veintiuno es este: Presentar el evangelio, al mismo tiempo que mantenemos despierto el interés de una audiencia formada por gente de procedencias más diversas, e intereses más distintos, de aquella que escuchó a Jesús inicialmente. Para poder enfrentarnos a ese desafío, tenemos que seguir leyendo, seguir escuchando y seguir observando, en busca de historias que podamos usar cada vez que hablemos.

Le sugiero este método para aplicarles variedad a las ilustraciones de su sermón. Primero, escriba la cita bíblica en la parte superior de una hoja. Después, haga en ambiente de oración una lista de los puntos principales que corresponden al texto bíblico que haya escogido. Si después hace ocho columnas bajo la lista de los puntos, podrá mantener un registro de las historias que decida usar, tomadas de la historia general, la historia cristiana, las noticias, los deportes, su experiencia personal, la literatura, el cine y “otras”. Lo más probable es que no vaya a usar una historia para cada categoría cada vez que hable, pero sí querrá hacer las cosas de una manera equilibrada. Recuerde también que debe tener presente las características de sus oyentes cuando escoja cada su elenco de apoyo.

WILLIAM E. RICHARDSON, pastor de la Asamblea de Dios de Afton, en Afton, Iowa.

Haga su pedido del CD Paraclete

Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.

Good News Filing System

Ordene Advance CD

Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.

Visit our English web site